lunes, 15 de febrero de 2016

Un poema de Agustín Fernández Mallo, Ya nadie se llamará como yo + Poesía reunida (2015).

Elegy to the Spanish Republic Nº 110 (1971), Robert Motherwell.


Desde que en 2013 se confirmó la existencia del bosón de Higgs,
el vacío no es la nada, sino un lugar lleno de partículas.
Queda así la nada reservada para el lenguaje de la poesía,
las religiones, el ámbito de lo que algunos llaman lo difuso.
La realidad, por mediación del lenguaje, como un río
se ha creado a la vez que escindido.

Ello me plantea un problema, radical duda que se hunde
en el lodo de mi lenguaje aprendido:
buscarte en el vacío o en la nada, en cuál
estás tú ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario