jueves, 3 de diciembre de 2015

Voz intransitada

Untitled (1961), Joan Mitchell

Más allá del trazo y la herida está el lienzo vertiginoso.

Los mares grises se vuelven salvajes
si perciben el olor a hospital.
Aquella llamada que no cogiste
regresa como la canción de otoño.
Una lluvia de hojas ocres
podrá acariciar rugosamente
esa necesidad de redención.
La culpa nos devuelve al material esterilizado,
mientras que la renuncia nos da las palabras exactas.

La tarde va imponiendo su nuevo tono
y la historia se repliega, cansada de repetirse.
La fronda oscura tintinea, el carmín lacra el delirio.
Ésta es la ofrenda, tómala:
las manos frías,
la mirada grave.
Éste es el camino que rehusaste
y hoy retornas a él apaleada e inextinguible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario