viernes, 30 de octubre de 2015

Pinceladas de la poética ashberiana

Page from Self-Portrait in a Convex Mirror (1984), offset lithograph, Richard Avedon.


Escribía sobre lo que no veía. La experiencia que me eludía de alguna manera me intrigaba más que la mía propia, y eso me ha sucedido a lo largo de los años.

(«An interview with John Ashbery», San Francisco Review of Books, vol. 3, nº7, 1977).

                                                                                                     

El mundo mágico realmente existe.

                                               (Tres poemas, 1972).

                                                                    

¿Qué es escribir?
Bueno, en mi caso es poner sobre el papel
No pensamientos, exactamente, pero sí ideas, tal vez:
Ideas sobre pensamientos. Pensamientos es una palabra demasiado grande.
Ideas es mejor, aunque no es exactamente lo que quiero decir.
Algún día lo explicaré. Aunque hoy no.

                 (Autorretrato en espejo convexo, 1975).

                                                                                                     

Me siento atraído por su estilo. Su trabajo parece tener un aire de total libertad en la expresión y el imaginario, algo que alguna manera es interesante y desconcertante. Después de leer alguno de sus poemas, siempre me veo tentado a leerlo y releerlo. Parece que mi inexperiencia me impide comprender sus significados.

Realmente me gustaría saber qué es lo que hace para «magnetizar» su poesía, a la cual el lector curioso, siempre un poco confundido, retorna a por una percepción más clara.

  (Autorretrato en espejo convexo, 1975).