miércoles, 5 de noviembre de 2014

La sublevación de la tormenta

cielo roto, P.

La gaviota se adentra
en el barrio,
su tibio vuelo amansa
el rugido de la tormenta inminente.
Y a dentelladas el cielo proclama
que hoy somos todos un poco invierno
y gris perla.

Me gusta estudiar con frío,
sentir aterida la pasión
refulgente de una nube
como en el corazón.
Retuerce este cuello si ves que hay algo
que no funciona
en la coherencia de nuestro malditismo.
                                                                  

                                                                                Un beso partiendo la tierra en dos
                                                                                la violencia del rayo
                                                                                el deseo relampagueante de tu boca. 

1 comentario:

  1. Me gustan tus formas, creo que empatizás muy bien con la tormenta, o quièn sabe, quizà sea la tormenta la que te ama. Un abrazo.

    ResponderEliminar