sábado, 8 de noviembre de 2014

La trompeta de Deià plañe en tu nombre

                                                             Aurora Bernárdez y Julio Cortázar en un viaje a India (1956).

Hoy dos viejos amigos se reunieron. Te extrañaremos tanto, Aurora.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Por eso no seremos nunca

Valldemossa, jardín de la Cartuja.


Tú eres mi cita inapelable,
un remordimiento absurdo
por haber elegido la vida.
En tu lugar, la vida.
Así continuarán humedeciéndose por siempre
las calles y los modos.
Saberte siempre cobarde,
y yo siempre tras una ventana.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

La sublevación de la tormenta

cielo roto, P.

La gaviota se adentra
en el barrio,
su tibio vuelo amansa
el rugido de la tormenta inminente.
Y a dentelladas el cielo proclama
que hoy somos todos un poco invierno
y gris perla.

Me gusta estudiar con frío,
sentir aterida la pasión
refulgente de una nube
como en el corazón.
Retuerce este cuello si ves que hay algo
que no funciona
en la coherencia de nuestro malditismo.
                                                                  

                                                                                Un beso partiendo la tierra en dos
                                                                                la violencia del rayo
                                                                                el deseo relampagueante de tu boca. 

sábado, 1 de noviembre de 2014

Las secuelas de un blues: dos poemas de Julio Cortázar

Paris in the cold winter light, P. 


Blues for Maggie

Ya ves,

y yo sigo pensando en ti.



Canción de PABLO MILANÉS

Ya ves
nada es serio ni digno de que se tome en cuenta,
nos hicimos jugando todo el mal necesario
ya ves, no es una carta esto,
nos dimos esa miel de la noche, los bares,
el placer boca abajo, los cigarrillos turbios
cuando en el cielo raso tiembla la luz del alba,
ya ves,
y yo sigo pensando en ti,
no te escribo, de pronto miro el cielo, esa nube que pasa
y tú quizás allá en tu malecón mirarás una nube
y eso es mi carta, algo que corre indescifrable y lluvia.
Nos hicimos jugando todo el mal necesario,
el tiempo pone el resto, los oseznos
duermen junto a una ardilla deshojada
.
(Papeles inesperados, 2009)
Aftermath
Dime por qué todavía te deseo, por qué tu nombre vuelve
como el hacha a la herida en una amarga visitación de la
medianoche,
a la vera de un campo funerario donde larvas se multiplican
húmedas babas, recuento interminable de torpezas,
dime desde esa nada donde ahora te atrincheras, dime
por qué me basta componer un mecanismo elemental de
sílabas,
discar en el cogollo de la niebla las cifras de tu nombre
para que solitariamente
me agobie la esperanza de una menuda migración de dedos
por mi pelo,
de una fragancia donde habita el musgo.
(Último Round, 1969)